EL PAPA A LAS GLORIAS DEL FÚTBOL: RELIGIÓN Y DEPORTE CONTRA LA DISCRIMINACIÓN


Ciudad del Vaticano, 2 septiembre 2014 (VIS).- Ayer tarde en el Aula Pablo VI, el Santo Padre recibió a los miembros del denominado ''Equipo de fútbol del Papa por la Paz'', cincuenta jugadores que son parte de la historia de ese deporte, entre los cuales Diego Armando Maradona, Radja Nainggolan, Javier Zanetti, Andry Shevchenko o Andrea Pirlo, por citar solo algunos.



El partido que se disputó a las 20,45 en el Estadio Olímpico de Roma, estaba organizado por la Onlus argentina Fundación P.U.P.I y la recaudación se destina a la ''Scholas occurentes'' que, mediante la tecnología, el arte y el deporte promueven la integración social de los niños y jóvenes más marginados. El nombre de la fundación es el mote de su creador, el futbolista Zanetti, ''Pupi'', y sus siglas son también las de la frase ''Por un piberio integrado'', es decir ''Por una juventud integrada''.



En el discurso que dirigió a los promotores y participantes en el ''partido interreligioso de fútbol por la paz'', el Papa subrayó que el encuentro, además de servir de ayuda a los proyectos de solidaridad, era una ocasión para reflexionar sobre valores universales que el fútbol y el deporte en general favorecen como la lealtad, el compartir, la acogida, el diálogo y la confianza en los demás. ''Se trata -añadió- de valores que acomunan a todas las personas, prescindiendo del origen étnico, de la cultura y del credo religioso. Más aún, el acontecimiento deportivo de esta noche es un gesto altamente simbólico para que se comprenda que es posible construir la cultura del encuentro y un mundo de paz, donde creyentes de religiones diversas, conservando su identidad -porque cuando dije 'prescindiendo' no hay que entender, 'dejar de lado';- puedan convivir en armonía y respetándose recíprocamente''.



Francisco también manifestó el deseo de que el deporte contribuyese '' a dar una aportación a la coexistencia pacífica de todos los pueblos, excluyendo cualquier discriminación de origen étnico, de lengua o de religión''. ''Sabéis -afirmó dirigiéndose a los jugadores- que discriminar puede ser sinónimo de despreciar. La discriminación es un desprecio y vosotros, con el partido de hoy, diréis no a cualquier discriminación. Las religiones, en particular, están llamadas a hacerse vehículo de paz y nunca de odio, porque en nombre de Dios hay que llevar siempre y solamente el amor. Religión y deporte, entendidos de esta forma auténtica, pueden colaborar y ofrecer a toda la sociedad signos elocuentes de esa nueva era en que los pueblos ''no levantarán más la espada uno contra otro''.



Antes de empezar el partido el Pontífice volvió a hablar, esta vez en español, a los jugadores y al público del Estadio Olímpico, en un mensaje de vídeo que reproducimos a continuación.



''Buenas noches y me alegra que estén reunidos para este partido que es tan simbólico. Es un partido donde se resalta la unión de los equipos, la unión de los que están participando como espectadores, el deseo de todos que es la paz. Un partido donde nadie juega la propia sino la del otro. Tampoco: la de todos. Y ahí cada uno se multiplica y al jugar en equipo cada uno es más persona, más gente, se engrandece más. Y al jugar en equipo la competencia en vez de ser guerra es semilla de paz. Por eso el símbolo de este partido es el olivo. Saludo especialmente a los integrantes de Scholas, que están en la organización de este partido y que van a plantar el olivo de la paz. Les invito a que todos lo plantemos juntos con Scholas. Les pido disculpas por hablarles en castellano pero es el idioma de mi corazón, y hoy les quiero hablar desde el corazón. Gracias por esto''.

Cristo te llama

Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Seguidores

El Evangelio del día

Recibanos via Correo Electronico

Ingrese du direccion de correo electronico:

Accionado por OFS en Mexico

Intenciones para la Misa

Intenciones para la Misa
Cliquee aqui y acceda al servicio